Can paella mallorca

Cafetería playa

Es cierto que el mejor calor para cocinar una paella es el que desprende la leña. El calor nunca se concentra en un punto y toda la base de la paellera recibe una buena parte de la temperatura.

La mayoría de la gente también está de acuerdo en que una paella cocinada con fuego de leña tiene mejor sabor. Cuando el vapor de la sartén sube, se encuentra con el aire frío, se condensa de nuevo en líquido y algunas de las gotas caen a través del humo, perfumando el arroz y dándole un ligero sabor ácido.

Pero también es cierto que se pueden hacer excelentes paellas con fuego de gas o eléctrico. Al final, lo que cuenta no es tanto la fuente de calor como el contenido de la paellera.Estoy seguro de que la mayoría de la gente prefiere una bonita paella hecha con llama de gas que una mal hecha con fuego de leña al aire libre.

Remover o no remover, esa es otra cuestión. La polémica de la paella alcanza su punto álgido en torno a si hay que remover el arroz o no después de añadirlo a la sartén. Los que no remueven son los pedantes. Afirman que si se remueve el arroz se estropea.

  Paella en palma de mallorca

La pastilla de lata de Marcelo

Hoy queremos hablaros de un restaurante muy especial en Mallorca: El Restaurante Sa Foradada.Especial por varios motivos: su privilegiada ubicación con vistas al mar y a la propia roca de Sa Foradada, especial por su rica cocina mallorquina a base de arroces a la leña y pescados de la zona, y especial por la forma en que te proponemos llegar a él: haciendo una excursión en barco, disfrutando de un día en el mar en el paisaje de la Serra de Tramuntana.¿Estás preparado para vivir esta pequeña gran aventura en Mallorca? ¡Vamos!

Y sí, es cierto, también puedes ir andando al restaurante, es un bonito paseo que empieza en Son Marroig. Nosotros, sin embargo, preferimos ir por mar, sobre todo en verano Y tú, ¿ya conoces el Restaurante Sa Foradada?

Restaurante Soul can pastilla

La paella (/paɪˈɛlə/,[1] /pɑːˈeɪjə/,[2] py-EL-ə, pah-AY-yə, valenciano: [paˈeʎa], español: [paˈeʝa]) es un plato de arroz originario de Valencia. Aunque los no españoles lo consideran comúnmente como el plato nacional de España,[cita requerida] los españoles lo consideran casi unánimemente como un plato de la región valenciana. Los valencianos, por su parte, consideran la paella como uno de sus símbolos de identidad[3][4] Es uno de los platos más conocidos de la cocina española.

El nombre del plato proviene de la sartén tradicional, ancha y poco profunda, que se utiliza para cocinar el plato al fuego, siendo paella la palabra que designa a la sartén en la lengua regional valenciana. Como plato, puede tener raíces antiguas, pero en su forma moderna se remonta a mediados del siglo XIX, en la zona rural que rodea la laguna de la Albufera, adyacente a la ciudad de Valencia, en la costa mediterránea de España[5].

  Paella en palma de mallorca

La paella valenciana es la paella tradicional de la región de Valencia, que se cree que es la receta original,[6] y consiste en arroz de grano redondo,[7] bajoqueta y tavella (variedades de judías verdes), conejo, pollo, a veces pato, y garrofó (una variedad de judía de lima o de mantequilla), cocinados en aceite de oliva y caldo de pollo.[8][9] El plato se condimenta a veces con ramas enteras de romero. Tradicionalmente, el color amarillo proviene del azafrán, pero se puede utilizar cúrcuma y caléndula como sustitutos. Los corazones y tallos de alcachofa pueden utilizarse como ingredientes de temporada. La mayoría de los cocineros de paella utilizan arroz bomba, pero los valencianos suelen utilizar un cultivar conocido como senia[10].

Restaurante Soul Cafe

Frankie Drogin Para The Washington PostLas paellas se cocinan a fuego lento en la cocina al aire libre de Sa Foradada. El pequeño y rústico restaurante se aferra a un promontorio rocoso azotado por el viento que se adentra en el Mediterráneo occidental. Frankie Drogin para The Washington PostLos acantilados de piedra caliza bordean parte de la costa de Mallorca, la isla más grande de España. IMAGEN ANTERIORSIGUIENTE IMAGEN

  Paella en palma de mallorca

Intentamos reservar un taxi acuático desde Port de Sóller, a unos ocho kilómetros de la costa. Se suponía que nos dejaría en una cala aislada donde podríamos subir unas empinadas escaleras de piedra hasta el restaurante. Pero el capitán decidió que el mar estaba demasiado agitado, y volvió a cancelarlo cuando volvimos a intentarlo tres días después.

Así que fuimos a pie. Nos habían dicho que subiéramos por una verja metálica en un camino lateral de Son Marroig, la antigua finca de un archiduque austriaco, para encontrar el sendero sin señalizar. Desde allí, bajamos en zigzag por una pista de montaña durante casi una hora, a través de terrazas de olivos nudosos y frondosos pinos, hasta llegar a un estrecho espigón rocoso flanqueado por el oleaje.

Finalmente llegamos a lo que parecía una cabaña en un acantilado. Justo debajo, una cadena con una señal de stop roja bloqueaba el camino. Apareció una mujer vestida de negro. “¿Tienen una reserva?”, preguntó agradablemente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad