Paella de calamares y gambas

La comida desea la paella

Vuelve la alegría de compartir pintas. En sacar los muebles a la terraza y cocinar para los amigos (entre chaparrones). En descubrir las partes de Londres que me había perdido o incluso en ir al campo durante un día – el tipo de viaje que una vez me pareció mundano pero que ahora me parece extraordinario.

Tal vez por eso me he encontrado con un antojo de paella. Si los viajes reales al extranjero siguen pareciendo una posibilidad demasiado remota, al menos puedo comer como si estuviera en un lugar cálido y mediterráneo. Este plato es el optimismo soleado encapsulado, una postal de climas más brillantes, abundante en langostinos y calamares, dorado con azafrán y perfectamente proporcionado para ser el plato principal de una cena.

En el peor de los casos, la paella es esa cosa desaliñada y teñida de cúrcuma que se vende en los mercados de alimentos o en las trampas para turistas desde enormes cubas. En el mejor de los casos, es jubilosa y fragante, con un toque de salmuera y con un toque de umami. Hacerlo en casa revela lo bueno que puede ser, desde esos granos de arroz con caldo hasta esa capa crujiente de socarrat en el fondo de la sartén.

Paella de marisco

Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una paellera y añadir la cebolla y el pimiento rojo finamente picados con una pizca de sal Maldon. Cocinar la cebolla y el pimiento durante cinco minutos hasta que se ablanden, luego añadir el ajo machacado y el chorizo. Fría esto durante otros tres minutos hasta que el ajo esté blando y el chorizo esté chisporroteando y fragante.

  Paella sepia y gambas

A continuación se añade el pimentón ahumado y el arroz para paella. Se remueve para que se mezcle bien con las otras verduras y el chorizo y se sofríe durante un par de minutos. A continuación, añada el vino blanco y deje que burbujee y se cocine antes de añadir el caldo de pollo, el agua de azafrán y los tomates picados. Sazone la mezcla con sal Maldon y pimienta negra molida, mezclando para combinar. Deje que la mezcla hierva a fuego lento durante cinco minutos antes de añadir los trozos de rape y dejar que se cocine durante otros cinco minutos.

Después de cinco minutos, mezcle los anillos y tentáculos de calamar, los guisantes congelados y las gambas. Deje que se cocinen durante tres minutos antes de añadir finalmente los mejillones en la parte superior de la sartén. Cubra la sartén con papel de aluminio y deje que los mejillones se abran al vapor, lo que sólo le llevará dos minutos.

Paella de tinta de calamar

La paella es un plato de arroz originario de la ciudad de Valencia, España. Esta ciudad se encuentra en la costa del mar Mediterráneo, y aunque ahora es conocida por su futurista “Ciudad de las Artes y las Ciencias”, es difícil discutir que la paella la hizo famosa.

  Paella de gambas y calamares

Este plato de arroz con azafrán era originalmente una comida para los jornaleros. Las verduras, las alubias y la carne que se añadían eran las que estaban disponibles ese día, así que, aunque existe una receta clásica valenciana con pollo y caracoles, una paella mixta siempre formó parte de la historia.    Además, debido a su ubicación costera, la paella de marisco también se ha considerado generalmente un plato auténtico.

La propia palabra paella se refería originalmente a la sartén poco profunda en la que se cocinaba, pero ya en 1840 se utilizaba para referirse a esta preparación específica de la receta. Cuando se cocina al fuego, la capa de arroz del fondo del plato se tuesta hasta quedar caramelizada, lo que se denomina socarrat y se considera una de las partes favoritas de la comida.

En este caso, utilizamos calamares con chorizo y caldo de pollo, pero si se cambia por un caldo de verduras y se omite el chorizo, este plato se convierte en una delicia pescatariana. Es un plato perfecto para el clima cálido porque se puede cocinar al aire libre, y la tradición de que todos lo disfruten en la misma sartén significa menos limpieza después. Esperamos que disfrute de esta receta única de paella de calamares.

Receta de paella

La paella de marisco puede ser mi receta más solicitada y más retrasada hasta la fecha. De hecho, hace tiempo que preparé la receta y la fotografié, pero se me olvidó compartirla. Tanto si es tarde como si no, pido disculpas por el retraso, pasemos a la receta.

  Paella de calamar y gambas

Ya he compartido antes una receta de paella de pollo, quizás la hayas probado y visto. La preparación de la paella de marisco no es diferente. Primero se fríen los ingredientes que se van a freír, se añade el arroz y el agua, se añaden los ingredientes que se van a añadir después y se cuece todo. Lo que hace diferente a la paella de marisco es, sin duda, el uso de marisco en ella. El marisco que utilices depende totalmente de ti y del marisco que puedas encontrar. Sin embargo, en la paella de marisco se suelen utilizar mejillones, calamares y gambas. La paela es un plato con muchas variedades y la paella que cada uno hace en su casa puede ser diferente.

El ingrediente más importante de la paela de marisco, después del marisco, es el caldo de pescado. Puedes hacer el caldo de pescado en casa igual que el caldo y guardarlo en el congelador, igual que el caldo. No es necesario utilizar pescado entero para hacer caldo de pescado. Cuando cocines el pescado, si no utilizas las cabezas, puedes usarlas para hacer caldo de pescado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad